¿EDUCAMOS BIEN A LOS HIJOS E HIJAS? ¿QUÉ ES EDUCAR? ¿QUIÉN EDUCA?

Cada día los padres y los profesores nos preguntan acerca del concepto de educación. Nos dicen que desean tener claro en qué consiste la educación para saber si educan bien a sus hij@s, ya que se consideran los verdaderos responsables de la educación de cada hij@.
La educación es fácil si se tienen las ideas claras. A tener en cuenta siempre: la educación exige aceptación y acogida personalizada de cada hijo o hija, comunicación con cada hij@ y entre los miembros de la familia, y finalmente promover y realizar proyectos (Objetivos. Cooperación) conjuntos con la persona o personas que se desea educar, en este caso cada hij@ en particular y tod@s como entidad familiar global.
Para poder contestarnos de forma adecuada, primeramente hemos de tener claro lo que es educar y quién o quienes educan fundamentalmente
Qué es educar. Educar consiste en orientar a alguien hacia algo. Es decir exige OBJETVOS claros, bien definidos y conocidos por todos los que comparten o desean compartir la educación de ese hij@: padre, madres, abuelos y resto de familiares. Sin objetivos no hay educación verdadera. Lógicamente esos objetivos han de responder al concepto que el educador o educadores, en este caso los padres, cada padre, tengan de la persona. Evidentemente esa persona que se desea educar es una substancia individual de naturaleza racional. Es una, única, irrepetible y además con la capacidad de pensar, lo que implica que a medida que se vaya desarrollando su inteligencia será más capaz de pensar por sí misma y lograr una mayor autonomía que le permita obrar cada vez más libremente. Por lo tanto deseamos educar a personas que piensan, y que buscan las mayores cotas posibles de autonomía y de libertad.
Esto implica que para poder educar de forma adecuada los educadores, han de conocer adecuadamente a su hij@, sabiendo que cada hij@ además de ser diferente al resto siempre posee unas capacidades y competencias que le diferencian. Todo niñ@ es inteligente en algo, es decir, es un genio si se le ayuda. Aquí aparece la una de las claves de la educación: conocer los puntos fuertes, lo que hace bien cada personas para, a partir de esas competencias, ayudarle a lograr su éxito personal. La teoría de las Inteligencias múltiples nos permite afirmar que ese cociente intelectual que hasta la fecha de aceptaba como bueno para clasificar a una persona, no era justo, ya que no hace justicia a los puntos fuertes que un sujeto puede presentar, y que la media del cociente, no tiene verdaderamente en cuenta al diluirlo con otras competencias o inteligencias. No hay personas tontas o listas, hay personas con características especiales, con dones concretos, que la educación personalizada ha de ayudar de descubrir y potenciar.
La educación, por tanto consistirá en orientar los potenciales positivos del individuo hacia los objetivos que se desean lograr. La teoría de las Inteligencias múltiples aporta aspectos muy importantes para poder educar adecuadamente a un hij@. Los profesor@s, educador@s y padres deben conocerla a fondo y aplicarla de forma adecuada. Aquí aparecerá el aprendizaje y trabajo por Proyectos y de forma cooperativa, la tutoría entre iguales, y básicamente, la atención personalizada a cada alumno/a.

Quién educa. En primer lugar educan los padres ya que son su origen y quienes, normalmente, prestan las primeras atenciones y orientaciones educativas, una vez abandona el hij@ la sala de partos. Es básica esta idea. La educación de una hij@ no se inicia igual en todas las personas, tiene mucha importancia si el hij@ es deseado, si el parto ha sido normal, si el médic@ ha entregado inmediatamente a la madre la persona recién nacida. La gestación y los primeros momentos del recién nacido son fundamentales para la educación. A partir de ahí viene el quehacer diario de la madres, del padre y de otros familiares de la familia nuclear y extensa, que de acuerdo a como se desarrolle tendrá una gran repercusión en los resultados educativos del hij@. A la edad que los padres decidan, anterior a los seis años, los padres llevarán a su hij@ al centro educativo, que necesariamente ha de ser del agrado formativo de los padres. En este momento los educador@s profesionales y sus metodologías y actividades, así como sus actitudes de aceptación personal de cada alumn@, juegan un papel fundamental para el los próximos años de cada alumn@-hij@. Los padres han de conocer bien el Proyecto del Centro al que desean lleva a sus hij@s para ser formados en los contenidos culturales propios del plan de estudios. Ese Proyecto de centro es desarrollado e impartido por profesores que de forma directa van a influir en los hij@s-alumn@s. Conocerlos, acudir a las tutorías y sesiones formativas es básico, con el fin de tener criterios comunes para que el hij@ alumn@ desarrolle de forma adecuada su aprendizaje de contenidos académicos, la adaptación, convivencia y trato con los compañer@s. Conocer los objetivos educativos generales del Centro y los objetivos de cada año o curso a través del profesor-tutor correspondiente, son imprescindibles para que el hij@a vivan la coherencia de valores y objetivos que sus padres y los profesor@s educador@s participan. Los compañer@s de curso en el colegio, los amig@s o conocid@s del barrio o municipio, también van a influir en los hij@s, por ello hay que conocerlos y fomentar las relaciones y encuentros entre ell@s: cumpleaños, fiestas, celebraciones, deportes, etc.. Conviene conocer los valores en que se mueven los padres de esos niños o niñas que acompañan a nuestro hijo o hija. Conviene compartir objetivos, valores y espacios de juego, ocio o estudio. Y dentro de casa, están los medios de comunicación: tv. Internet, teléfono móvil, etc.. a través de los cuales nuestro hij@ puede recibir influencias e informaciones favorables a nuestro proyecto educativo o adversos al mismo, incluido el del centro educativo. Los padres han de estar  vigilantes y ocupados en conocer esos diversos entornos de gran incidencia en los hij@s

IMECO
C/ Gascó Oliag, 6    46010 Valencia
699 42 04 05    963 62 28 40
www.asimeco.es    sanjuan.form@gmail.com

Comentarios